Juan José Fernández Arenal “Txetxu” (1929)


 

VÍDEO (resumen)


 

Breve biografía:

Nació el 4-5-1929 en la calle Correría, en el cantón del medio (Balmaseda). Sus nietos son la novena generación de balmasedanos de su familia. Su madre murió cuando él tenía cuatro años. Tras su muerte se trasladaron a vivir a una casa de la Avenida de Encartaciones, a la casa de Ilardulla.

Su padre primero trabajó en las minas de Ortuella, luego estuvo en la guerra de África y más tarde entró a trabajar a la FEVE como maquinista. Hacía el tren correo Bilbao-León. Recuerda que antes de la guerra su tren descarriló en Puente Almoy. Allí se mató un tío de su mujer y Juramentos (desde entonces de la FEVE quitaban una parte de la nómina de su padre para pagar el accidente). Su padre quedó hospitalizado en León y tras regresar a Balmaseda ( al de dos años de quedar viudo) se casó por segunda vez con una mujer de Soncillo (Burgos) del que nacieron tres hermanas (una vive en Sestao y dos en Balmaseda).

Estuvo en el colegio las monjas hasta que empezó la guerra. Recuerda que era muy pequeño y que iba con el chupete ahí metido por debajo de la ropa. Recuerda a Sor Paula y alguna más.

En la Escuela había un profesor muy bueno, don Paco. Le enseño mucho aunque dice que luego se le olvido todo. Estuvo también con Etxebarria y con Trocóniz en clases particulares. Se le daban muy bien las matemáticas.

Cuando estalló la guerra recuerda ver subir a Alday con otros hasta El Berrón con una moto y una escopeta. Estaban en ese momento su padre y él en el balcón (su padre cantaba muy bien y estaban en el balcón cantando y charlando) y, al ver pasar la moto, se dio cuenta que había estallado la guerra.

A un hermano que ya no vive le movilizaron con 17 años y a un tío que estaba de alguacil (cuenta de él que fue con 13 años a Cuba y volvió con 25 a Balmaseda) le metieron en un camioneta mientras estaba arreglando una fuente en la calzada y le llevaron arriba (se supone que le reclutaron).

A la familia de su segunda madre que era de Bricias, cerca de Soncillo (Burgos) le fusilaron a toda la familia los nacionales. Todo ocurrió en Bricias, no en Balmaseda. Mataron a la madre, al hermano que era herrero y a Laura (20 años). A otro familiar de 28 años le metieron en la cárcel (que debía ser su propia casa convertida en cárcel). Se escapó y huyo a la casa de Txetxu en Balmaseda (recuerda que había nacido una de sus hermanas, Presentación, a la que regaló unas botitas). Su padre le ayudó a escapar a Santander acompañándole hasta Carranza. Allí se encontró con su hermano y su tío Román, que estaban de soldados.

En FEVE habían hecho el tren blindado para transportar las tropas ante los ataques de los nacionales y que por eso llevaron a la cárcel de Larrinaga a su ti Román, a su madre y a su hija. De todas maneras dice que el blindaje del tren no valía para mucho porque cuando tiraban las balas atravesaban el fuselaje.

Durante la guerra, con la llegada de los nacionales, hubo unos bombardeos terribles. Una noche se libraron su padre y él de milagro. Estaba su padre ordeñando la vaca donde tenían la bodega (allí tenían también un burro, 13 gorrines…), cerca de donde está Gómez, en el muro de la Avenida Encartaciones que ahora está pintado (se refiere al mural). Tocó el cuerno y corrieron a subir el muro para ocultarse tumbados en unos manzanos que había. Llegó la avioneta y alrededor levantó la tierra ametrallando. No les dio de milagro. Después de eso bajaron a cenar y había anchoas rebozadas con patatas y tocó otra vez la alarma. Los 16 vecinos del edificio bajaron a refugiarse. Tiraron bombas incendiarias que quemaron los pinares de arriba. Recuerda que se metían palos en la boca para que no les reventaran los oídos. Estuvieron hasta no sabe qué hora. Entonces su segunda madre, que estaba embarazada de Laurita, les metió por el alto de la Terrera, en el alto Gabilán, hasta bajarles al túnel de La Robla para refugiarse.

Al de dos días entraron los nacionales. Lo hicieron bajando desde Arceniega, siguiendo la calzada y el frontón. Lo recuerda bien porque él estaba sentado en un muro de La Robla viéndolo. El primero fue Ródenas montado en un tanque con la bandera española.