José Luis Suárez Ferrer (1929)

 Biografía breve:

José Luis Suárez Ferrer “El Coyote”, nació en Santander el 2 de abril de 1929.   Su madre era natural de Ortuella, hija de un catalán (apellidado Ferrer) que vino a Bizkaia a trabajar a las minas de la Franco-Belga.   De ahí pasó a La Robla y, de ahí, a Balmaseda. Posteriormente, la hija marchó a Santander donde nació José Luis.   Su padre era representante farmacéutico y puso una farmacia-droguería en Santander.

Debido a la guerra metieron a sus padres a la cárcel.   Ambos eran de izquierdas, republicanos.   Tras el fusilamiento de su padre tuvieron que regresar a Balmaseda, a casa de su abuela y sus tías.   José Luis tenía entonces 9 años.   Estudió en las Escuelas Públicas y aprendió música en las clases que pagaba el ayuntamiento.   A los 15 años entró a trabajar en Perchas Caneco, situada en el barrio de Nocedal.   Posteriormente, se puso de aprendiz de un buen tallista y escultor granadino afincado en Balmaseda, José Moreno.   A los 18 años se independizó y puso su propio taller de talla (llegó a tener 4 aprendices).   A la vez, cogió diversas representaciones de ferretería, haciendo visitas y vendiendo.   También vendió barnices.  Con la llegada del poliéster al mundo de la madera y la moda por las formas rectas, la talla empieza a desaparecer y se convierte en agente comercial vendiendo de todo (DKV, coches, fondos de inversión…) hasta que se jubila.

Fue miembro durante 14 años de la Banda de Música de Alejandre “La Particular” y durante 30 años, miembro de la comisión que gestionaba y organizaba las Procesiones de Balmaseda, el Vía Crucis Viviente, junto a Roberto Rodet y Juan Luis Ródenas “Pelines”..

 

 


 

VÍDEO (resumen)

 


 

Guerra Civil:

Pasó la Guerra Civil en Santander. Allí vivió el bombardeo de Santander.   Recuerda a los milicianos y los racionamientos.   Cuando cayó Santander recuerda cómo a su tío Alejandro (que era rojo), vinieron dos personas de Balmaseda a detenerle y llevarle a la cárcel de Larrinaga.   Cuando le soltaron volvió a Balmaseda a trabajar a La Robla.   Todos sus tíos eran socialistas y combatieron en los batallones de milicianos.

Sus padres, republicanos, fueron detenidos.   Su madre fue llevada a la cárcel de mujeres de Santander y su padre fusilado.

 

-Postguerra:

Tras el regreso a Balmaseda, su madre, debido a las carencias, debió dedicarse al estraperlo que consistía en marchar al norte de Burgos a recopilar productos de diferente tipo (trigo, patatas, etc…) y revenderlo por Balmaseda y otros sitios.   Lo transportaban en el tren de La Robla.   Sus tías se dedicaron a coser para familias pudientes.

En los años más duros, la pesca en el río Cadagua era importante y mucha gente dedicaba tiempo a ello.

 

-Educación y el mundo de la música:

Estudió en las Escuelas Públicas de los 9 años a los 15 que se puso a trabajar.   Su educación musical fue buena.   Estudió en la academia municipal de Música (será la de Alejandre). Empezó luego con Aniquín, director de la Banda Municipal.   Estudió clarinete y recibió enseñanzas gratuitas del organista Martín Rodríguez.   Su polifacetismo y gusto por la música hizo que en la Banda, además del clarinete, tocase también la batería y el saxofón.

Estuvo 14 años tocando en la Banda Particular de Juanito Alejandre (la llamaban “La Particular”) que era muy contratada en pueblos de Burgos, Mena, valle de Aiala, Las Encartaciones, etc…   Llegaron a ser 38/40 músicos en la Banda aunque, dependiendo lo que les pagasen en las fiestas, iban más o menos.

 

El mundo laboral:

La salidas laborales más comunes se encontraban, no obstante, en algunas de la principales fábricas: Fabio Murga, Plomos y Estaños de La Herrera (donde trabajaban principalmente mujeres), La Robla, etc…   Tuvo familiares que trabajaban en la fábrica de Rica en Alonsotegi.

También recuerda a los hombres roturando los montes y a las mujeres llevando el peso de la casa (recuerda cuando lavaban en los regatos), además de trabajar en fábricas como Plomos y Estaños, de barnizadoras en los talleres de muebles o como modistas.

Había huertas y viñas.   Sí recuerda que hubo mucho txakoli aunque centrado en personas determinadas como Domingo Herrero.   Había gente que tenía huertas y algunas cabezas de ganado pero complementarias a los trabajos en fábricas o talleres.   Ganado había, pero pocas cabezas.

Quizás lo más importante fue, no obstante, la industria del mueble que “cambió la vida de Balmaseda”.

 

Fiestas:

Las más importantes las de verano: El Carmen (16 de julio).   Siempre había novilladas y feria de ganado.   Las de Agosto (San Roque y San Roquillo, el 15, 16 y 17) muy potentes así como San Severino aunque estas menos …   En la subida a San Roque tocaban hasta Pandozales donde había romería y luego bajaban tocando hasta el San Juan.

 

-Las Procesiones:

Estuvo en el comité organizador durante 30 años.   Eran tres: Roberto Rodet Villa (alcalde y artista) era el alma mater.   Le ayudaba Juan Luis.   En tercer lugar estaba él, que se encargaba de la logística, montar los escenarios, las tribunas… “el trabajo obrero”.   Hace un relato muy interesante de la historia de las procesiones desde los años 50.

Salió dos veces de Jesucristo (en 1955 y 1957) y otra de sacerdote.   Los ensayos se hacían en el cine viejo (el Coliseo Balmasedano fundado en 1920).   En la Casa de la villa se ensayaba el Cristo y allí se vestían y se ponían las barbas (antes eran postizas).

 



 

Entrevista completa:

Enlace al archivo de la entrevista completa, protegido por contraseña.

Para poder visionarlo, ponerse en contacto con Harresi Kulturala Elkartea.

ENLACE